El amante desaparecido

¿Por qué desaparece de pronto?

Cada día es más frecuente acabar una relación desapareciendo uno de los miembros de la pareja, el hecho de conocer mediante redes a personas que no están cerca geográficamente de nosotros nos lo facilita.

Puede ocurrir que no hayan llegado siquiera a conocerse, puede que hayan salido alguna vez o, incluso, que lleven unos meses viéndose habitualmente, en todos estos casos puede ocurrir que se acabe con un Houdini, una desaparición o, como se conoce, haciéndote ghosting, palabreja que viene de ghost que significa fantasma.

La desaparición es dura para el que se queda esperando una respuesta y, según los expertos, es la peor forma de romper una relación, la más dolorosa ya que hace que, durante un tiempo largo, la víctima sufra varios abandonos. En ocasiones piensa que ha ocurrido algo para que no haya comunicación y, a continuación, cae en la cuenta de que le han dejado sin la menor consideración. Estos dos pensamientos se alternan tantas veces que el abandonado siente que le dejan cada poco tiempo, se crean heridas difíciles de curar porque se repiten continuamente.

La pregunta es el porqué, ¿por qué alguien decide desaparecer de tu vida sin decir adiós?, las razones que dan para hacerlo varían poco y hay una respuesta general: quiero dejar de tener contacto contigo pero no quiero decírtelo, espero que lo entiendas cuando veas que no contesto. Seguramente estarás tentad@ de pensar que hiciste algo mal pero no es así, no es la respuesta a un error tuyo, esta situación no tiene que ver nada contigo. Para el caso de que no os hayáis conocido nunca en persona y solo haya habido contactos virtuales pincha aquí.

La siguiente pregunta es: ¿cómo pudo ser que hasta ayer mismo estuviera tan entregad@ y ahora no quiera decir nada?. Pues es bastante sencillo y, también, bastante desagradable de conocer. Ese momento inmediatamente anterior a la desaparición fue tan agradable y tan importante porque se dejó llevar por la ilusión del momento, luego, al día siguiente, cobra conciencia de las expectativas que ha creado y de que sus sentimientos no son REALMENTE tan intensos como para seguir con el guión. Vamos, que te promete la luna y al día siguiente se da cuenta de que no tiene ganas de cumplir su promesa.

Cualquiera con sentido común, y un nivel aceptable de autoestima, se prepararía para tener contigo una charla bastante desagradable que pusiera punto final bruscamente a tus ilusiones en el mismo momento en que han empezado, pero ellos no, ellos no están dispuestos a pasar por ese trance. Una vez han dejado de contestar las primeras llamadas o mensajes empieza a ser cada vez más difícil dar la cara, más aún que al principio, y empieza la vergüenza, el/la desaparecid@ la sufre en grado superlativo y va creciendo con cada intento tuyo de contactar.

Si te estás preguntando cuánto tiempo puedes pasar esperando que conteste tus mensajes o llamadas antes de declarar su desaparición, la respuesta la tienes tú, hasta este momento tardaba como máximo cierto tiempo y, una vez sobrepase con creces ese tiempo, puedes empezar a pensar que probablemente no vuelvas a saber de él/ella. Parece ser que hay una norma general que consiste en esperar un máximo de dos días, que no me pregunte nadie de dónde se ha sacado esto porque no lo sé pero, según autores, tiene algún fundamento.

La última pregunta que nos hacemos es ¿cómo reaccionar? y para saber cómo hacerlo tenemos que darnos cuenta de que el/la desaparecid@ SABE que lo estamos pasando mal, y le importa, PERO no tanto como para pasar él/ella mism@ por el trance de dar la cara, así que, si alguien tiene que pasarlo mal, es mejor que ese alguien seas tú.

Dicen los autores consultados que la palabra nos hace seres humanos y negarle la palabra a alguien es quitarle esa calidad, no responder les permite ignorar la situación y el dolor que han causado, probablemente no fue malintencionado pero lo hicieron. Con esa conclusión nos vamos a quedar, no podemos saber a ciencia cierta qué pasó, lo que sí podemos tener claro es que tu bienestar no le importa así que no te ama, sí que le gustas, eso también quedó claro en las vísperas de todo esto, pero no lo suficiente.

Esa conclusión de “le gustas pero no lo suficiente” es la aproximación más real a la situación, ahora te toca pasar el trance de superar la situación pero no lo hagas nunca creyendo que todo fue mentira, que jugó contigo, que solo hubo maldad. No había enamoramiento pero sí gustaste que te quede claro y ahora …¡a otra cosa!.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *