madura sexy

lencería sexy para mujeres maduras

Ser madura y sexy es más que posible si nos apetece, tampoco hay nada obligatorio, y de eso va esta entrada, de estar sexy en los momentos más íntimos.

Quedarse sin ropa es un momento que puede ser complicado para muchas de nosotras, nos dicen continuamente que no importa, que hay que relajarse y olvidarse de todo pero muchas nos podemos sentir inseguras, da igual si estás empezando con una relación o es tu compañero de años o se trata de sexo casual, en cualquiera de estos casos puedes sentir que no estás en tu “mejor momento”,  eso tiene una solución fácil: la lencería.

Cuando nos quitamos la ropa la lencería es una gran ayuda para aparecer espectacular, no solo se trata de bragas, tangas o sujetadores sino que vamos a resucitar prendas interiores que resultan de lo más favorecedor y que disimulan aquellas partes que menos nos gusta.

La combinación con encajes que ya no solemos utilizar está en el imaginario colectivo masculino como recuerdo erótico de primera categoría, así que, si al quitarte la ropa, es lo primero que ven te has apuntado un tanto importante y, aunque tengas algún kilo de más, puedes estar segura de que vas a triunfar.

Aunque parece propio de otras épocas el corsé nos proporciona una imagen increíblemente seductora, si sumas lo mucho que gusta entre el género masculino y lo bien que te sienta un vestido cuando lo llevas puesto llegas a la conclusión de que necesitas uno urgentemente. No es necesario apretárselo tanto como lo hacían las damas del polisón, solo lo necesario para que afine la cintura y levante el pecho pero que resulte cómodo.

Los ligueros y las ligas junto con las medias cortas son los reyes de los dibujos o de la fotografía erótica, hacen unas piernas preciosas y disimulan posibles manchas o venitas. Ni siquiera nosotras nos gustamos en panties, son muy cómodos pero para ciertas ocasiones no nos valen.

Estas tres últimas prendas permiten que, “pase lo que pase”, puedas seguir con ello puesto y disfrutar del momento y además verte espléndida.

Esto no va de avisarte de que NECESITAS disimular o que TIENES que tapar, esto va de pensar en lo que te vas a poner por dentro con la misma ilusión que en lo que te vas a poner por fuera, esto va de que disfrutes probándote lencería y de que veas lo guapa que estás antes de salir de casa. Si no sabes cómo elegirla te comento que hice una miniencuesta y triunfan entre el género masculino los encajes, las transparencias y, por este orden, los colores negro, rojo y en último lugar blanco.

Termino diciéndote algo en lo que estamos todas de acuerdo: estar estupenda no significa estar perfecta, prestando atención a la lencería estarás muy atractiva, es bueno recordar que no nos estamos presentando a un concurso de belleza sino disfrutando.

Por último el sexo no es tan visual como creemos, influyen el tacto, el olor y hasta el sabor, lo más sexy del mundo es que estés feliz y contenta con lo que estés haciendo, la actitud es lo más atractivo también aquí, si no te lo crees piensa en un hombre que esté teniendo sexo con desgana, sin pasión ninguna, ¿verdad que no resulta atrayente?, pues con nosotras pasa igual.

A pasarlo bien y hasta la próxima, un abrazo guapa¡¡¡

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *