No ligas por un pequeño detalle

¿ Por qué no ligo?, es una pregunta que hacen, y se hacen, multitud de hombres maduros y la responden juzgando a las mujeres que les rechazan. Vamos que no ligan porque las mujeres son…, las mujeres piensan…., las mujeres creen… Aquí estamos hablando de ligar en el sentido estricto de la palabra, o sea, tener éxito cuando buscas sexo.

Me pongo a preguntar, para variar, y resulta que no es así, no ligan por un “pequeño detalle”: creen que están ofreciendo un buen momento y lo que hacen sentir es otra cosa.

Tú sabes lo que haces pero no sabes cómo lo interpreta la mujer que está enfrente de ti, esto es, una cosa es lo que digo y otra diferente lo que tú entiendes.

Pues hay algo que haces y que a ti te parece la mar de normal pero nosotras interpretamos de otra manera y eso que haces mal es: demostrar que tienes urgencia y necesidad. La mujer que tienes enfrente siente que te estás dirigiendo a ella porque sí, sin motivo ninguno, probablemente se sienta molesta. Ese es el “pequeño detalle”.

Tiene fácil solución si empleas tácticas diferentes para demostrar a esa mujer que te sientes atraído sexualmente por ella en ese momento, que no “disparas a todo lo que se mueve” sino que le ves algo especial. Para demostrarlo prueba con lo siguiente:

1.- Que sea verdad que esa mujer te parezca especialmente atractiva, solo vas a dar un paso adelante si se cumple esta condición porque, aunque no lo parezca, se nota mucho cuando no es sincero.

2.- Vas a dar tiempo a que se acostumbre a tu presencia, nada de empezar con alusiones, más o menos claras, desde el primer momento. Deja que se vaya creando el clima, si no consigues que se cree te toca abandonar el proyecto, si ves que todo va bien puedes pasar al siguiente paso.

3.- Di claramente lo que quieres, con educación, con tacto y respeto y, de nuevo, deja claro que te sientes atraído por ella para tener sexo. Si te pregunta al respecto sé directo pero no tienes porqué utilizar bromas o palabras soeces, exprésate con naturalidad. Exprésate también con el cuerpo, la cercanía y la sonrisa puntúan en positivo, también te ayudará mucho estar pendiente de su lenguaje corporal, eso es fácil porque notarás si te sigue o no te sigue.

4.- Deja que piense tranquilamente y no te pongas insistente, mucho menos se te ocurra hacer reproches o críticas. Admite que pueden salir las cosas como tú quieres o no, es un juego y se gana o se pierde.

Resumiendo, tienes que hacerle sentir atractiva y ABSOLUTAMENTE respetada. Seguro que tienes habilidad para hacerlo y esperamos que te salga bien.

Por último, concedo que no es fácil encontrar sexo causal en nuestra generación, si ves que necesitarías una vida sexual más activa quizás deberías ponerte el objetivo de conseguir algún tipo de pareja habitual con los límites que los dos admitáis, no tienen porqué ser los clásicos.

Pues nada, sal más a menudo y que tengas suerte, esfuérzate exclusivamente por mujeres que te gusten y ya verás como tienes más posibilidades de éxito. ¡Ah¡ y sonríe, sonríe mucho, resulta muy atractivo.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *