¿Por qué digo esto?

Ya hemos cumplido los cincuenta (o los vamos a cumplir en breve) y descubrimos que estamos tan vivos como siempre que la vida no se ha acabado y nos gustaría que fuera más completa, no nos conformamos con seguir como estamos, nos ilusionaría un cambio en el trabajo, un grupo de amigos disponibles más amplio, incluso una pareja o romper con la que tenemos y nos resulta tóxica. La vida entera gira alrededor de estos temas y hay cientos de coachs en que ofrecen sus consejos pero…siempre orientados a gente más joven.

¿Nos valen esos consejos? ¿somos distintos de ellos?. Y una pregunta más :¿seguimos siendo tan diferentes hombres y mujeres en nuestros deseos y emociones?. Este es el debate que planteamos desde aquí y para el que es necesaria tu colaboración, bien sea porque ignores y preguntes o bien porque conoces el tema y respondes.

Podemos hacer cosas juntos¡¡¡

Compartir: